Adiós Sudor

Sudor

Nuestro cuerpo necesita autorregularse y lo hace a través de la transpiración, la famosa sudoración que experimentamos al practicar algún deporte, al estar enfermos con fiebre, o cuando enfrentamos una situación de miedo, angustia, vergüenza, etc. Pero ¿qué sucede cuando el sudor se vuelve constante, un compañero en toda la jornada del día, haciéndose más fuerte y notorio ante el más mínimo estimulo? Entonces ya no sería un caso normal de sudor, sino un caso de hiperhidrosis, una enfermedad que se caracteriza por el sudor excesivo como consecuencia de un defecto de nuestro sistema nervioso autónomo. La hiperhidrosis puede aparecer en cualquier momento de la vida, en la infancia, pubertad, como también se puede deber a alteraciones en la glándula tiroides, diabetes mellitus, menopausia, tumores, entre otras causas.

sudor Una persona con hiperhidrosis puede estar en un ambiente fresco, inclusive frío y aun así, estar empapada de sudor, sin necesidad de estar haciendo una actividad física, puede estar en total reposo y encontrarse sudando profusamente. Desde luego, es algo que resulta devastador, por un lado el sudor es notorio en la zona de las axilas, como también en las manos y en los pies, causando una terrible incomodidad en el momento de realizar trabajos manuales, inclusive, escribir puede ser una tarea un poco complicada para quienes sufren de hiperhidrosis, ya que la tinta se corre y el papel se estropea a causa de la humedad de las manos. Ni que decir en el momento de un evento social, cuando debes dar la mano a alguien que te presentan y en el peor de los casos, cuando te invitan a bailar y el otro al sentir tus manos mojadas te pregunta de inmediato, ¿estás nervioso (a)?

sudor 2Aunque no lo podemos juzgar, ya que no todo el mundo está enterado de la existencia de esta enfermedad, no por ello deja de ser algo molesto e incomodo. Y es así,  como tener hiperhidrosis afecta la vida social de la persona, al igual que afecta su seguridad, confianza y autoestima.Son varios los tratamientos que existen para tratar de controlar ese molesto sudor excesivo, llegando al punto de la cirugía, que no es por desmeritar su eficacia, pero una cirugía arriesgada sí es, además, no promete nada. Afortunadamente la cirugía no tiene la última palabra en cuanto a la solución de la hiperhidrosis, puesto que Joaquín Rogers, un hombre que vivió durante un largo tiempo las incomodidades de tener sudor excesivo, se dedicó a la ardua tarea de encontrar una efectiva solución a su problema y la halló. Es por eso, que decidió compartir sus experiencias, consejos y prácticas en su guía titulada “Adiós sudor”.

 Joaquín enseña a cómo controlar las situaciones de estrés, una de las principales causas del sudor excesivo, también enseña a cómo mejorar el estilo de vida, ya que éste tiene un rol importante en la vida de una persona con hiperhidrosis, una mala alimentación o un exceso en el consumo de ciertos alimentos favorece la transpiración excesiva, y uno de los temas más importantes, enseña que no todos los organismos son iguales, por lo tanto, habrán personas que tienen una reacción positiva a ciertos tratamientos, como otras que no verán el mismo resultado. Lo que quiere decir, que no hay que perder la paciencia y al contrario ser más constantes en la búsqueda de un tratamiento exitoso. Si usted sufre de esta afección no dude en seguir los pasos de la guía Adiós sudor, podría unirse a las personas que ya le dijeron adiós para siempre al temible sudor excesivo.descargar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *